Imprimir

Preocupado por el auge de las Iglesias pentecostales y evangélicas

Escrito por Yudelka Dominguez el .

Roma.-(EFE) El papa Benedicto XVI expresó ayer su preocupación por el auge de las iglesias evangélicas y pentecostales en América Latina y África. En el encuentro con los periodistas a bordo del avión que le traslada a Cotonú, la capital de Benin, el papa afirmó que frente a ese desafío la Iglesia católica tiene que ofrecer un mensaje sencillo simple, profundo y comprensible.

Aseguró que es muy importante que el cristianismo no se conciba como un sistema difícil sino como un mensaje universal. Según Benedicto XVI, las iglesias evangélicas y pentecostales están creciendo porque exponen un mensaje aparentemente comprensivo y una liturgia participativa que, en realidad, es una "combinación del sincretismo de religiones".

"Eso les garantiza un éxito pero también les implica poca estabilidad", subrayó el papa. El Obispo de Roma agregó que muchas veces esos fieles se pasan de nuevo a la Iglesia católica o a otras Iglesias pentecostales. Por ello, para que no se produzca esa huida de cristianos hacia esas iglesias, el mensaje de la Iglesia católica tiene que ser "simple, profundo y comprensible", un mensaje concreto, "de un Dios que nos conoce y nos ama", señaló.

También comentó que la instrucción no tiene que ser muy pesada, sino que hay dar un mensaje concreto y que la liturgia tiene que ser participativa, pero no sentimental. Benedicto XVI viaja a un continente donde las guerras continúan y que, como según dijo, "exige reconciliación, justicia y paz".

Y a este respecto, agregó en su encuentro con los periodistas que en las diferentes cumbres que ha habido sobre África para su pacificación, "muchas veces las palabras han sido más grandes que las intenciones, que la voluntad de realizar esos acuerdos". Se preguntó por qué "la realidad no llega a las palabras", y pidió a los políticos y a los pueblos que "renuncien y vayan más allá del egoísmo" y que "se entreguen los unos a los otros".

Benedicto XVI recordó que África es un "gran pulmón espiritual para una humanidad en crisis de fe y esperanza". En sus 50 ó 60 años que llevan de independencia, la mayoría de esos países han tenido que afrontar procesos muy rápidos de transformación, explicó.

A este respecto, recordó que si él piensa en su juventud, ve cómo el mundo "ha cambiado tantísimo" y que "hay veces que parece que vivo en otro planeta". "La humanidad se encuentra en un proceso cada vez más rápido de transformación, y para los pueblos africanos es un proceso difícil, que exige la colaboración de todos", subrayó el papa.

Benedicto XVI sostuvo que África tiene mucho que enseñar, porque "en este continente hay frescura, hay un sí a la vida, una juventud llena de entusiasmo, unas caras alegres que ofrecen esperanza". En África hay un "humanismo fresco" que se encuentra en el alma joven de los africanos, y a pesar de los problemas que tienen, hay "una reserva de vida y de futuro" que todos tenemos que tener en cuenta, resaltó.

El papa destacó que va a Benin porque es "un país que ha recuperado la democracia, en el que hay paz y libertad responsabilidad y justicia y las religiones conviven en medio de un respeto recíproco".

También viaja a Benin para rendir homenaje al cardenal Bernardin Gantin, fallecido en 2008 y muy amigo suyo, del que dijo: "Era un humanista, una hombre de fe y un gran obispo africano muy inteligente".

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar